Serán los clientes quienes deban pagar el IAJD al firmar una hipoteca

 

La decisión tomada definitivamente por la sala tercera del Tribunal Supremo, indica que serán los clientes y no las entidades financieras quienes tengan que pagar el impuesto de acto jurídicos documentados.

 

Después de la decisión de suspender la aplicación de la decisión fijada en la sentencia hecha pública el pasado día 18, que aseguraba que eran las entidades financieras quienes debían hacer frente al pago de lo abonado por los clientes en lo referente al Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD), los hipotecados esperaban la decisión final para poder reclamar lo indebidamente cobrado por los bancos.

El resultado, muy ajustado, no solo lima las aristas que habían quedado pendiente tras la decisión de hacer responsables a los bancos del impuesto, como preveían la mayoría de expertos, sino que corrigiendo a la sección de la sala tercera, vuelve a la doctrina anterior que atribuye el pago del impuesto a los clientes.

 

Varios escenarios se abrían ante el Tribunal. En primer lugar, declarar la retroactividad máxima, es decir, la del plazo de quince años para reclamar a los bancos en el caso de que hubiese prescrito el plazo para hacerlo ante Hacienda.

En segunda instancia, declarar la retroactividad, pero limitándola a los últimos cuatro años, que es el tiempo máximo en que Hacienda pueda reclamar a un contribuyente y cuando el contribuyente puede solicitar la devolución de gastos indebidos.

El tercer escenario consistía en declarar que eran los bancos quienes tenían que hacerse cargo del impuesto pero siendo una decisión irretroactiva, es decir, que solo afectaría a hipotecado a partir de la fecha de la sentencia.

Por último, el cuarto escenario que ha sido finalmente el adoptado, ha sido dar marcha atrás y recuperar la doctrina anterior, declarando la sala especialista en materia tributaria, que las sentencias ya emitidas que dan la razón a los clientes son ciertamente válidas, pero que son excepciones y que solo pueden aplicarse a esos casos en particular y que la fundamentación jurídica utilizada en las mismas, no constituye una nueva doctrina.

 

La Banca, en sus primeras declaraciones ya ha afirmado que la decisión está “en línea” con el marco jurídico de los países de nuestro entorno y “preserva la seguridad jurídica necesaria” para el “buen funcionamiento del mercado”.

La primera consecuencia de la decisión la vemos en el parqué madrileño en el que esta mañana la Bolsa cotizaba al alza un 1,8% gracias al impulso de los bancos, entre los que destacaba el Banco Sabadell que cotizaba un 5% al alza esta mañana.