Presentación de la Declaración de la Renta fuera de plazo

El próximo 2 de julio finaliza el plazo para la presentación de la declaración de la Renta (27 de junio para declaraciones con resultado a ingresar si se quería domiciliación en cuenta). En estas fechas la mayoría de contribuyentes ya han cumplido con sus obligaciones con Hacienda, mientras que otros apuran el plazo.

¿Alguna vez te has preguntado qué es lo que sucedería si la presentaras fuera de plazo? En este caso, se puede presentar la declaración de modo telemático exactamente igual que si se hubiese presentado en plazo, ahora bien, se generará una sanción o recargo dependiendo de las circunstancias de dicha presentación.

Si el resultado sale a ingresar:

  • Y se presenta sin que Hacienda lo requiera: se generará un recargo que irá en función del tiempo que haya tardado en presentarse y que puede llevar hasta un 20% de la cantidad total a pagar. En el caso de que se realice una vez transcurridos 12 meses además se exigirán intereses de demora por parte de Hacienda.
  • Si hay requerimiento de Hacienda: comienza entonces un procedimiento sancionador que puede derivar en sanciones de hasta el triple de la deuda dependiendo de las circunstancias, como el hecho de haber perjudicado económicamente al Erario público. Se puede conseguir igualmente una reducción de la sanción si se llega a un acuerdo con Hacienda o si se paga en periodo voluntario.
    La cantidad se puede reducir en un 25% si se ingresa durante el periodo voluntario expuesto en la notificación.

Si el resultado sale a devolver:

  • En este caso, bien presentándolo el propio contribuyente, bien porque Hacienda lo requiera, se generará una multa de 200 euros, que se verá reducida a la mitad en el caso de que no haya requerimiento previo por parte de Hacienda.

Conviene recordar que Hacienda dispone de cuatro años para revisar las declaraciones de los contribuyentes.