Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones

El Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones es un impuesto de naturaleza directa que grava los incrementos patrimoniales o adquisiciones gratuitas de las personas físicas, siendo un tributo complementario al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), según nos indica la propia exposición de motivos de la  Ley 29/1987.  Por este motivo, aunque pudiera parecer que fueran dos hechos imponibles distintos, al abarcar la redistribución de la riqueza se trata de una única figura impositiva, que recoge tanto las transmisiones mortis causa (sucesiones) como las de inter vivos (donaciones), este aspecto es polémico y por ello hay muchas opiniones que considerar que este impuesto debería desaparecer.  En la actualidad, el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones es muy relevante, ya que regula la cantidad que debe abonarse en las herencias, o en el supuesto de que alguien  regale o done dinero o bienes. En Asesoría Tefisco te ayudamos a hacer la planificación necesaria para que llegado el momento se pague la menor cantidad posible o se consiga la tributación más baja.

Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones por Comunidades Autónomas

Cada Comunidad Autónoma gestiona este impuesto de una manera, lo que tiene como consecuencia unas condiciones económicas muy distintas.

Por un lado, el Impuesto de Sucesiones debe pagarse en la Comunidad Autónoma de donde fuera residente la persona fallecida. Por ejemplo, si vives en Murcia y la persona que te ha heredado vivía en Alicante, pagarías el impuesto según lo establecido en la normativa de la Comunidad Valenciana.

También influye el parentesco que tuvieras con la persona fallecida, donde se establecen cuatro grupos, que abarcan desde los descendientes hasta los vínculos más lejanos. Éste aspecto es importante para calcular la base liquidable del impuesto. Aparte de por parentesco, otras bonificaciones y reducciones que se aplican son por: discapacidad; adquisición de la vivienda habitual del causante; transmisión de una empresa individual agrícola; transmisiones de bienes del patrimonio cultural; y, transmisiones de una empresa individual o de un negocio profesional.

Por otro lado, en el caso de las Donaciones, el impuesto lo pagará la persona que cede bienes o derechos a otra persona física en vida. Asimismo, como ocurre en el de Sucesión se aplican distintas reducciones por: parentesco; discapacidad; transmisión de una empresa individual agrícola; transmisiones de una empresa individual o de un negocio profesional; y, transmisiones de participaciones y en transmisiones de importes dinerarios destinadas al desarrollo de una actividad empresarial o profesional.

Plazo de presentación

El periodo de presentación varía en función de si es una sucesión o una donación:

Sucesión: 6 meses desde la fecha del fallecimiento con posibilidad de prorrogarlo otros 6 meses bajo petición.

Donación: 30 días desde la donación.

¿Necesitas asesoramiento sobre el impuesto de Sucesiones y Donaciones por Comunidades Autónomas?

CONTACTE CON NOSOTROS PARA MAS INFORMACIÓN